41. El barbero de La Coruña

Un día llegó a una fonda de la Coruña un forastero de gran talle, corpulento y fuerte, con centellantes ojos negros y rostro cubierto de larga y espesa barba. Su vestido negro añadía algo de siniestro a su apariencia.

- ¡Posadero! - gritó en voz alta, - tengo mucha hambre y me estoy muriendo de sed. Tráigame algo que comer y una botella de vino. ¡Pronto!

El posadero, medio espantado, corrió a la cocina, y pocos minutos después sirvió una buena comida y una botella de vino al extranjero. Este se sentó a la mesa y comió y bebió con tanto gusto que en menos de diez minutos había devorado todo.

Una vez terminada su comida, preguntó al posadero: - ¿Hay en este pueblo un buen barbero que pueda afeitarme?

- Ciertamente, señor, - contestó el posadero, y llamó al barbero que vivía no lejos de la fonda.

Con su estuche en una mano y el sombrero en la otra, entró el barbero, y haciendo una profunda reverencia preguntó: - ¿En qué puedo servir a Vd., señor?

- Aféiteme Vd., - gritó el forastero con voz de trueno. - Pero le advierto que tengo la piel muy delicada. Si no me corta le daré cinco pesetas, pero si me corta le mataré sin piedad. Ya he matado más de un barbero por esa causa; ¡con que tenga cuidado! - añadió por vía de explicación.

El pobre barbero que se había espantado al oír la aterradora voz de su cliente, ahora temblaba como la hoja de un árbol agitada por el viento otoñal.

El terrible hombre había sacado del bolsillo de su levita un grande y afilado cuchillo y lo había puesto sobre la mesa. Era muy claro que la cosa no era para bromas.

- Perdone Vd., señor, - dijo el barbero con voz trémula, - yo soy viejo y me tiembla la mano un poco, pero voy a enviar a Vd. a mi ayudante, que es joven. Puede Vd. fiarse de su habilidad.

Diciendo esto, salió casi corriendo de la fonda. Cuando estuvo fuera, dando gracias a Dios de haber escapado, decía para sí: - Ese hombre es malo como un demonio; no quiero tener negocios con él. Tengo una esposa y ocho ninos y debo pensar en ellos. Es mejor que venga mi ayudante.

A los diez minutos se presentó el ayudante en la fonda. - Mi maestro me ordenó que viniera aquí para... - Sí, su maestro dice que es Vd. un hombre hábil y espero que tenga razón, - le interrumpió el forastero con voz ronca. - Le advierto que tengo la piel muy delicada. Si me afeita sin cortarme le daré cinco pesetas, pero si me corta, le mataré con este cuchillo tan cierto como mi barba es negra.

Al oír esto el ayudante palideció un poco, pero recobrando el ánimo replicó: - Ciertamente, señor, soy muy hábil y tengo una mano muy segura. Tendría mucho gusto en afeitarlo, pero Vd. tiene una barba muy espesa y necesito una navaja muy afilada. Desgraciadamente no tengo ninguna en mi estuche ahora, pero afortunadamente el aprendiz afiló sus navajas esta misma mañana. Le voy hacer venir al instante.

Con esto escapó precipitadamente diciendo para sí: - ¡Cáspita! ¡Ese barbón se parece al mismísimo diablo! Lo que es a mí, no me mata. Que vaya el aprendiz, que es joven. Aquí tiene una buena ocasión de aprender algo.

Por fin vino el aprendiz. Era un muchacho de unos diez y seis años, con ojos vivos y cara inteligente.

- ¡Ola! - gritó el forastero, soltando una carcajada que hizo retemblar las paredes.

- ¿Te atreves tú a afeitarme? Pues bien, muchacho. ¡Mira! Aquí tienes esta pieza de oro y este cuchillo. La moneda de oro vale cinco pesetas y será tuya si me afeitas sin cortarme; pero como eso no es muy fácil, porque tengo la piel muy delicada, te advierto que si me cortas te mataré con este cuchillo.

Y miró al pobre aprendiz con unos ojos que parecían salir chispas centellantes.

Mientras tanto, el muchacho reflexionaba de esta manera: - ¡Cinco pesetas! Eso es más de lo que gano en seis meses. Con esa suma me puedo comprar un traje nuevo para la feria y, además, un nuevo estuche. Con que me voy a atrever. Si este bruto mueve el rostro y lo corto, ya sé lo que debo hacer.

Con gran calma saca todo lo necesario de su estuche; sienta al forastero en una silla, y sin el menor miedo pero con mucho cuidado termina el muchacho felizmente la operación.

- Aquí tienes tu dinero, - dijo el terrible matasiete. - ¡Chispas, niño! tú tienes más valor que tu maestro y su asistente, y a la verdad mereces el oro. Pero dime: ¿no tenías miedo?

- ¿Miedo? ¿Por qué? Vd. estaba enteramente en mi poder. Tenía yo las manos y mi más afilada navaja en la garganta de Vd. Supongamos que Vd. se mueve y yo le corto. Vd. intenta asir el cuchillo para matarme. Yo lo impido y con una sola tajada lo deguello. Eso es todo. ¿Entiende Vd. ahora?

Esta vez fue el forastero el que se puso pálido.


Preguntas

1. ¿Quién llegó a la fonda de la Coruña?
2. Describa Vd. al hombre.
3. ¿Cómo estaba vestido?
4. ¿Qué había en su apariencia?
5. ¿Cómo era su voz?
6. ¿Qué gritó?
7. ¿Adónde corrió el posadero?
8. ¿Qué sirvió?
9. ¿Qué quería el forastero después de la comida?
10. ¿Dónde vivía el barbero?
11. ¿Qué tenía en las manos cuando entró?
12. ¿Qué hizo?
13. ¿Qué preguntó?
14. ¿Qué advirtió el extranjero al barbero?
15. ¿Por qué se espantó el barbero?
16. ¿Qué había sacado del bolsillo el forastero?
17. ¿Adónde puso el cuchillo?
18. ¿Qué dijo el barbero al ver el cuchillo?
19. ¿A quién quiso hacer venir?
20. ¿Qué decía para sí en la calle?
21. ¿En qué pensaba?
22. ¿Cuándo se presentó el ayudante?
23. ¿Cuánto quiso dar el extranjero al ayudante?
24. ¿Qué efecto produjeron las palabras del forastero en el ayudante?
25. ¿Qué dijo?
26. ¿A quién hizo venir?
27. ¿Qué dijo para sí cuando estaba en la calle?
28. ¿Cuántos años tenía el aprendiz?
29. ¿Qué muchacho era?
30. ¿De qué manera reflexionaba?
31. ¿Tenía miedo?
32. ¿Por qué no?
33. ¿Afeitó al forastero?
34. ¿Cuál fué el éxito de la operación?
35. ¿Qué dijo el forastero?
36. ¿Qué dió al aprendiz?
37. ¿Por qué se puso pálido el forastero?


Előző fejezet | Következő fejezet

Una colección de recursos de web para estudiantes del idioma español.   A collection of online resources for Spanish language learning.

Nyelvi alapok

Nyelvgyakorlás

Játékos tanulás


Igeragozás

Írd be a spanyol ige főnévi igenévi formáját (saber, andar stb.)   ñ  

 


Források

Nyelvi szolgáltatások


Szószedet

A   B   C-CH   D   E   F   G   H   I   J   K-L-LL   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W-Y-Z
minden egyben


Olvasókönyv főoldal

©2005-2018 E-spanyol.hu

Az oldal címe:

Médiaajánlat | Honlaptérkép